Reflexiones sobre el ejercicio físico

//Reflexiones sobre el ejercicio físico

Reflexiones sobre el ejercicio físico

El deporte consiste en dotar al cuerpo de algunas de las virtudes más fuertes del alma: la energía, la audacia y la paciencia.” Jean Giraudoux, escritor francés.

El ejercicio físico es ampliamente reconocido como un pilar de la vida saludable. Esta consideración se debe a que el ejercicio puede prevenir problemas de salud, ayudar a desarrollar resistencia física, obtener más energía y ayudar a reducir el estrés. También puede facilitar el mantenimiento de un peso corporal saludable y el control del apetito.

En el reciente 55º Congreso de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) se ha concluido que el ejercicio físico es el arma terapéutica y rehabilitadora “más eficaz” para el dolor lumbar.

l ejercicio físico es un pilar de los hábitos saludables, y sus beneficios están probados empíricamente.

El ejercicio físico es a nivel mundial un pilar de los hábitos saludables, y sus beneficios están probados empíricamente.

Está claro que el tipo de ejercicio que hagamos depende de nuestra edad, nuestro estado de salud general y nuestra dieta. Hoy en día somos más conscientes de los alimentos que comemos y de los que debemos evitar, y debemos buscar un buen equilibrio que resulte adecuado para nuestro cuerpo de forma sostenible.

¿Por qué hacemos ejercicio? Probablemente lo hagamos por una o más de las siguientes razones:

  • Para ayudarnos a perder peso.
  • Para ayudar a sentirnos más en forma y con mayor energía.
  • Para ayudarnos a evitar los achaques de la edad.
  • Para disfrutar de una actividad física.

Todos nos hemos dicho de vez en cuando: ¡tengo que perder algo de peso!, sobre todo justo antes del verano. Sin embargo, la revista Time afirma que “el ejercicio no te hará adelgazar”.

Así mismo, Steve y Becky Holman escriben en su libro “5 etapas para parecer 10 años más joven” (5 Steps to Looking 10 Years Youngerque “el yoga, las clases de spinning y el tai chi están muy bien pero no retardarán tu envejecimiento, ni modelarán tus músculos, ni quemarán esas grasas corporales rebeldes”.

El ejercicio físico debe acompañarse de otros buenos hábitos, como una alimentación sana, para ser plenamente eficaz.

El ejercicio físico debe acompañarse de otros buenos hábitos, como una alimentación sana, para ser plenamente eficaz.

Por otra parte, otras fuentes dan como mensaje positivo que cualquier actividad por encima de lo que haces por costumbre va a quemar calorías adicionales. Así, Time llega a la conclusión de que es lo que comes, debidamente combinado con el ejercicio, lo que te ayuda a perder peso, y alerta contra los entrenamientos duros que pueden llevar a un aumento de peso o lesiones.

 Un cuerpo débil debilita al espíritu.” Jean-Jacques Rousseau,  escritor, pedagogo, filósofo, músico, botánico y naturalista suizo.

Sarah Wilson, periodista y presentadora de la televisión australiana, nos da algunos consejos sobre cómo hacer ejercicio para que sea sensato, tras las lesiones que tuvo como fruto de sus años de entrenamiento intenso. Coincide con Gretchen Reynolds (New York Times) que “los humanos han nacido para pasearse” y recomienda unos 20-30 minutos de ejercicio suave al día, que “tienes que cumplir”.

Sarah propone una rutina diaria, en lugar de días alternos, y además que “sea breve y vaya al grano, con lo que te sientas más a gusto”.

La conclusión es simple para esta profesional: “Cuando todo el resto falle, camina”. Nos recuerda que caminar es también beneficioso para relajar la mente –muy importante en esta sociedad moderna llena de estrés.

El ejercicio suave puede ser muy recomendable, sobre todo en la tercera edad.

El ejercicio suave puede ser muy recomendable, sobre todo en la tercera edad.

El sistema sanitario británico brinda asesoramiento sobre ejercicios que requieren un esfuerzo moderado-intenso pero sin ejercer demasiada presión en los músculos ni el corazón. Estas actividades aumentan nuestro ritmo cardiaco y nos hacen respirar más rápido y sentirnos mejor. He aquí algunos ejemplos:

  • Caminar rápido.
  • Ejercicios aeróbicos en el agua.
  • Montar en bicicleta en terreno llano o levemente inclinado.
  • Dobles de tenis.
  • Actividades físicas, como cuidar el jardín.
  • Senderismo.

El que quiere tener salud en el cuerpo, procure tenerla en el alma.” Francisco de Quevedo y Villegas, escritor español.

2018-03-04T17:54:36+00:00