//Solsticio guaraní en San Juan Ára

Solsticio guaraní en San Juan Ára

Desde tiempos ancestrales son comunes a lo largo del planeta las celebraciones basadas en un elemento natural que despierta fascinación y temor en el género humano: el fuego. Una de ellas, que ha llegado hasta nuestros días, es la de la Noche de San Juan.

En Paraguay, San Juan Ára, que se celebra la noche del 23 al 24 de junio, ha adquirido unos caracteres particulares, pues pese a ser una tradición cristiana, ha arraigado profundamente en la cultura y en la tradición popular de los guaraníes.

Los solsticios (del latín solstitium, «Sol quieto») son los momentos del año en los que el sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son máximas.»

Esta simbiosis puede tener como razón que el origen de la tradición que introdujeron los cristianos españoles es en realidad pagano y procede de los albores de la humanidad.

La génesis de esta festividad hay que buscarla en las celebraciones con las que se festejaba la llegada del solsticio de verano, cuyo rito principal consistía en efecto en encender hogueras. La razón era «dotar de más fuerza al sol», que a partir de esos días iba haciéndose más «débil», pues es el punto de inflexión desde el que los días se tornan progresivamente más cortos, hasta el solsticio de invierno.

La Noche de San Juan, el Bautista, es una festividad muy antigua ligada al fuego.»

Durante la víspera de San Juan Ára se realizan múltiples actividades populares.

Durante la víspera de San Juan Ára se realizan múltiples actividades populares.

En Paraguay, a partir de principios de la semana, pero especialmente durante la noche del 23 y madrugada del 24, los vecinos de los pueblos y ciudades del país se reúnen para participar del San Juan Ára.

Son días para degustar comidas típicas paraguayas y en los que participar de juegos populares y diversas pruebas. En la más destacada de ellas, según la tradición, San Juan «decidirá» a qué soltera le ha llegado el momento de casarse.

Esta ventura se lleva a cabo mediante el juego del gallo hambriento. En él, se libera al mediodía del día 24 un gallo que ha estado 24 horas en ayunas y se le sitúa en una ronda de mujeres casaderas, cada una con un puñado de maíz. Aquella que posea el puñado elegido por el gallo será, en teoría, desposada en breve.

Uno de los platos tradicionales que se toman en San Juan Ára es la chipa. La de la imagen está enriquecida con Moringa paraguaya.

Uno de los platos tradicionales que se toman en San Juan Ára es la chipa. La de la imagen está enriquecida con Moringa paraguaya.

Aunque la festividad de San Juan es una tradición originalmente europea, tras su adopción y con el paso del tiempo, los nombres de los juegos, las pruebas y las comidas se expresan casi exclusivamente en idioma guaraní.

Así, desde que comienzan los festejos del San Juan Ára en Paraguay, la ubicua presencia del fuego será «tata» o «tatá», en guaraní.

Al atardecer del 23 se enciende una fogata que se alimenta con leña proveniente de árboles como el Yvyraro, Kurupa’y o Kurupa’yra, de los cuales se obtienen las brasas necesarias para extender y pasar caminando por encima.

Durante San Juan Ára se entretejen tradiciones paganas y religiosas.»

Otro elemento típico es la pelota tata (pelota de fuego), una bola de trapo bien empapada en gasolina que se le prende y se lanza entre la concurrencia, que la patea a discrección.

Pasar por encima de las brasas en San Juan es entendido como un modo de purificación.

Pasar por encima de las brasas en San Juan es entendido como un modo de purificación.

Cabe también destacar el Judas kaki (quema de Judas), que consiste en un muñeco relleno con trapos viejos y petardos (mbokavícho) que representa a Judas Iscariote, quien traicionó a Jesucristo. Este muñeco se cuelga de un palo alto y a media noche se le prende fuego, esparciéndose los petardos en derredor.

Según la creencia, el carácter mágico de la Noche de San Juan provoca que todas las acciones realizadas en ella tengan un resultado positivo.»

Otros juegos de la víspera de San Juan son trepar al yvyra syî, o palo enjabonado;  el paila jeheréi, que se trata de lamer una sartén engrasada que pende de un hilo; wl kambuchi jejoká (romper el cántaro) y la carrera vosa (carrera de embolsados).

SAN SI JUAN NO QUE SÍ

Ohai ha ombopurahéi: Maneco Galeano

I

San si Juan no que sí
pero otras Juan
San Juan que sí, que no.
Es pelota tata, es el mbeju,
la diversión del Juda kái,
la simple paila jeheréi
el tata ári jehasa,
itinerario del yvyrasŷi
o del toro kandil

II
Mi patria es simple
como una flor
que estalla y se hace luz;
jazmín dormido en el diapasón
del kambuchi jejoka.
Ta’éna peême lo mitâ
aikóko che ajejuka
ajupimi haĝua yvyrasŷire
ha’urângue chicharô

III
Y del toro kandil surge
la llama con que
estalla el Juda kái
y San Juan se hace
el grito de los niños,
temeroso el sapukái;
quedó la carrera vosa
en los sueños del mitâ’i,
mitâ’íguiko chéve cherapy
aipo fiesta San Juan.

IV
Alejandro y su Banda Koygua
paraguayan la función,
invierno en focos alrededor
de la fiesta popular.
La vida cruza sobre el tizón
sin quemarse los pies;
mañana habrá guirnaldas, recuerdos,
un mundo que recoger.

2019-06-23T21:48:13+00:00