La Moringa, alimento creado en el “laboratorio de la naturaleza”

La Moringa es el único género de la familia Moringaceae, articulado en 13 especies. Entre ellas destaca la Moringa oleifera por sus excepcionales propiedades nutricionales y antioxidantes; debido a ellas, es la más cultivada. Generalmente, con “Moringa” a secas se hace referencia a esta privilegiada especie.

Este alimento funcional reúne todos los nutrientes necesarios para la vida animal: carbohidratos, proteínas completas, vitaminas, minerales, ácidos grasos y fitonutrientes. De hecho, es considerada “el alimento más completo de la tierra”.

Moringa oleifera Lam. es el nombre de la especie, perteneciente a la familia Moringaceae. Se cultiva preeminentemente en zonas tropicales y subtropicales”.

La Moringa es un árbol tropical que crece de forma fructífera en Piribebuy, Paraguay.

La Moringa es un árbol tropical que crece de forma fructífera en Piribebuy, Paraguay.

Puesto a nuestra disposición por el “laboratorio de la naturaleza”, todas las partes del árbol de la Moringa oleifera tienen valor nutricional (hojas, semillas y raíces). Es en las hojas donde se da una mayor concentración de nutrientes, especialmente si están secas. La hoja secada al natural o con temperaturas inferiores a 40º conserva un grado de humedad inferior al 6% y concentra una mayor proporción de nutrientes que la hoja fresca.

La hoja seca de Moringa se puede almacenar durante muchos meses sin pérdida de valor nutricional, sin necesidad de refrigeración. Esta hoja seca es también molida para usarse en formato de polvo.

Hace unos 2.400 años ya se refería la Moringa en escritos sánscritos hindúes como planta recomendable para el consumo humano.”

El saber popular atribuye a la Moringa múltiples propiedades beneficiosas. Pese a su uso ancestral, la mayor parte de la información sobre este alimento excepcional tiene como canal la tradición oral y publicaciones de carácter general.

Las hojas de Moringa han sido utilizadas en beneficio de la salud humana desde la antigüedad.

Las hojas de Moringa han sido utilizadas en beneficio de la salud humana desde la antigüedad.

Desde a finales del siglo XX ha comenzado a ser objeto de estudios científicos, cuyos prometedores resultados han acrecentado progresivamente el interés de la comunidad científica.

Está altamente demostrado por vía empírica que la Moringa tiene un espectro de nutrientes que cubre las necesidades del ser humano.”

Según aumentan el interés de la comunidad científica por esta planta se han publicado numerosos trabajos, realizados in vitro e in vivo, sobre la actividad de la Moringa oleifera, que puede considerarse un nutracéutico, encontrándose estudios sobre sus propiedades antioxidantes, saciantes, de mejora del entorno intestinal, mineralizantes, antibacterianas, reforzadoras de las defensas, de beneficio para piel y cabello, antiinflamatorias, analgésicas, diuréticas, hipoglucemiantes, hipocolestorémicas, como estimulante cardíaco y circulatorio, como protector hepático, preventivas del cáncer, contra el tripanosoma y la hipotensión, antiespasmódicas y anti-ulcerosas, entre otras.

Conóce los estudios sobre la Moringa. 

Las influencias ambientales, las llamadas influencias epigenéticas, como la alimentación, influyen directamente en nuestro ADN.”

Las hojas secas de Moringa concentran todos los nutrientes de la este nutracéutico.

Las hojas secas de Moringa concentran todos los nutrientes de la este nutracéutico.

2017-10-12T16:18:48+00:00