La Familia Yguá os desea una Navidad de paz y amor

Rodeados de los árboles de Moringa Yguá queremos compartir desde Piribebuy, la música de los villancicos Navidad del Paraguay y Dos trocitos de madera, con los mejores deseos de paz y amor.”

Es Navidad, momentos especiales de recogimiento al aire libre. En Paraguay, donde crece Yguá Moringa, es verano, con días soleados y calurosos.

El espíritu de la Navidad empieza a vivirse a partir del 8 de diciembre con la peregrinación a la Virgen de Caacupé desde todas las partes del país. La Virgen fue rescatada por los guaranís y depositada años más tarde en la Basílica que lleva su nombre. El término “Caacupé” proviene de la palabra guaraní “ka’a kupé”, que significa “detrás de la yerba”.

El contacto con la Madre Tierra, así como el conocimiento de las hierbas, es un tesoro de los guaranís que se conserva de generación en generación hasta la actualidad.

La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.” Platón.

En este tiempo navideño encontramos en las casas paraguayas el uso de la flor de coco, cuyo dulce aroma tiende a impregnar el ambiente festivo de estas fechas. La fruta como la sandía, el melón, la piña y las uvas son elementos decorativos del tradicional pesebre en los hogares. Otros elementos están presentes como el “ka’avove’i” y “togue” en guaraní significan “hierba” y “hoja”.

Terevy’ aite aretépe (Felices fiestas).”

El nacimiento de Cristo en la cultura guaraní se conmemora con el nacimiento del “Niño Ara” (día del niño), celebrado el 24 de diciembre. Es la tradición visitar el pesebre de los vecinos, pedir un deseo y compartir un vaso de clericó, bebida preparada mezclando ensalada de frutas cítricas y tropicales con vino, un poco de azúcar y hielo, en el kambuchi, un cántaro de barro.

El clericó es parte del menú navideño, junto con kuré (cerdo), pollo, chipa guazú (torta de maíz cocida al horno) y la sopa paraguaya (bizcocho esponjoso salado).

En el campo son días de reunión y celebración en un ambiente natural, luminoso y también musical.

Y según relata la tradición guaraní las hierbas también tienen alma.”

2017-12-24T15:56:37+00:00