/, Yguá/Hojas que atesoran millones de años de evolución nutricional

Hojas que atesoran millones de años de evolución nutricional

En la imagen superior, tetera de Yguá de Moringa, infusión elaborada con hojas de Moringa biodinámica. Este ingrediente condensa de forma armónica cientos de nutrientes, fruto de millones de años de evolución en el «laboratorio de la naturaleza». 

La Moringa Oleifera es un árbol comestible natural de los trópicos. En una alimentación variada y rica en nutrientes, como es la dieta mediterránea, la presencia de las hojas y/o el polvo de las hojas de Moringa aporta compuestos funcionales naturales, generados por el árbol. Estos compuestos de la Moringa se ha demostrado que aportan la vitalidad para ayudar al cuerpo a reequilibrarse a través de la alimentación en:

  • La inflamación crónica. Manifestada en múltiples formas, obesidad, colesterol LDL alto, diabetes tipo 2, artrosis, artritis, mucosas en el tronco respiratorio, enfermedades neurodegenerativas… entre los fitonutrientes (121), los isotiocianatos son especialmente eficientes para fortalecer el sistema inmune, bloqueando los agentes proinflamatorios.
  • Frenar el desgaste oxidativo desde nuestro propio cuerpo. La Moringa cuenta con un alto nivel de flavonoides, en gran variedad (+ 46), entre ellos los carotenoides para la reparación de tejidos. A esta vía exógena, se le añade la endógena mediante el isotiocianato moringina, que activa la vía Nrf2 para estimular que nuestros genes produzcan enzimas antioxidantes como la catalasa, el glutatión y superóxido dismutasa (SOD).
  • Cubrir deficiencias nutricionales. Siendo una completa fuente nutricional, la Moringa aporta proteínas con todos los aminoácidos esenciales, acido oleico, carbohidratos, fibra y es multivitamínico (A, grupo de la B, C, D3, E, K1) y multimineral (calcio, magnesio, hierro, potasio, fosforo, zinc, boro). Es buena aliada de las madres lactantes y de personas con anemias férricas.

Diversos estudios han mostrado que las hojas de Moringa oleifera son una excelente fuente de vitaminas, minerales y proteínas: tal vez más que cualquier otro vegetal tropical. De hecho, muchos programas utilizan las hojas de Moringa para luchar contra la desnutrición y sus enfermedades asociadas (ceguera, etc.) (Oluwole et al., 2013; moringanews.org, n.d.; Broin M. 2008).

Las hojas de Moringa contienen más vitamina A que las zanahorias, más calcio que la leche, más hierro que espinacas, más vitamina C que las naranjas, y más potasio que los plátanos.»

La Moringa se ha utilizado para combatir la malnutrición, especialmente entre los niños y las madres lactantes. Diversas organizaciones no gubernamentales, en particular Trees for Life, Church World Service and Educational Concerns for Hunger Organization, han defendido a la Moringa como «nutrición natural de los trópicos.»

Las hojas se pueden comer frescas, cocidas o almacenan como polvo seco durante muchos meses sin necesidad de refrigeración, sin pérdida de valor nutricional. (Fahey, 2005)

Hojas fresca de Moringa, aglutinador de lo que la naturaleza ofrece.

Las hojas de Moringa contienen más vitamina A que las zanahorias, más calcio que la leche, más hierro que espinacas, más vitamina C que las naranjas, y más potasio que los plátanos», y que la calidad de las proteínas de las hojas de Moringa rivaliza, e incluso supera, con el de la leche y los huevos (Fahey, 2005).

La Moringa es una excelente fuente de proteínas para cualquiera, pero en especial para vegetarianos y veganos».

También se han documentado innumerables casos de rescate nutricional como medida de salvamento que se atribuyen a la Moringa (Fuglie 1999, 2000, citado en Fahey, 2005) en particular en situaciones en las de riesgo de desnutrición. No obstante, los resultados de estudios clínicos bien controlados y bien documentados son todavía claramente necesarios. (Fahey, 2005)

La proteína completa (o utilizable) es la que contiene todos los aminoácidos esenciales (aquellos cuyo uso cotidiano es mayor que la capacidad humana para sintetizarlos, V.g., histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano, arginina y valina) en la cantidad y proporción requeridos por el sujeto (Herrerías et al., 1996).

Las hojas del árbol de la Moringa contienen 18 aminoácidos, ocho de los cuales son aminoácidos esenciales (ver tabla a continuación). Así, el hallazgo de una proteína «completa» constituye una rareza en el mundo de las plantas. De hecho, el contenido de proteínas de Moringa rivaliza con cualquier fuente animal, por lo que es una excelente fuente de proteínas para los vegetarianos y veganos.

Hojas de Moringa biodinámica, fuente de proteína completa vegetal de alta calidad.

Hojas de Moringa biodinámica, fuente de proteína completa vegetal de alta calidad.

Finalmente, y como dato de utilidad cotidiana, se ha postulado que la calidad, en términos por ejemplo de un alto contenido proteína completa en un alimento ayuda a que unos se sienta satisfecho por más tiempo y puede ayudar a reducir el apetito (Veldhorst, 2009). De tal manera que, lo ideal para combatir la obesidad y/o mantener una nutrición saludable, es ingerir alimentos que posean una elevada razón de proteína completa a proteína total. De hecho, se ha observado que los animales tienden a seleccionar un alimento fuente de proteínas completas sobre proteínas incompletas.

La proteína completa (o utilizable) es la que contiene todos los aminoácidos esenciales en la cantidad y proporción requeridos por el sujeto.»

Referencias

 

By |2020-07-24T19:40:16+00:00julio 24th, 2020|Categories: Nutrición, Yguá|Tags: , , , , , , , |Comentarios desactivados en Hojas que atesoran millones de años de evolución nutricional