//Evidencia científica sobre la actividad antimicrobiana de la Moringa

Evidencia científica sobre la actividad antimicrobiana de la Moringa

En la imagen superior, control de calidad de hojas de Moringa Biodinámica en Piraretã, Paraguay.

La eficacia del uso de Moringa oleifera para el control de varias infecciones provocadas por microorganismos ha sido demostrado en diversos estudios científicos.

Así, el estudio “Antimicrobial activity of Moringa oleifera from different locations against some human pathogens” describe cómo los extractos de las hojas de Moringa oleífera poseen potencial antimicrobiano.

Una investigación reciente demuestra la actividad antimicrobiana de la Moringa sobre las bacterias Salmonella typhii, Vibrio cholerae y Escherichia coli.”

De forma complementario, en J Med Plants se han publicado trabajos preliminares sobre la actividad antimicrobiana de extractos acuosos de Moringa eficaces contra bacterias patógenas grampositivas, gramnegativas y cepas de levadura.

En un trabajo de Singh et al. (2012), se analizó la actividad antimicrobiana de la Moringa oleifera a través del método de difusión de discos de Kirby-bauer, en el que se utilizó un 50% de extracto etanólico de hojas. Los resultados mostraron que este extracto funcionó exitosamente como antibacteriano.

Estudios in vitro han comprobado la actividad de diferentes partes de la planta sobre los microorganismos patógenos. La inhibición del crecimiento de pseudomonas aeruginosa y staphylococcus aureus por extractos acuosos de las hojas fue demostrada por científicos guatemaltecos (Cáceres et al., 1991).

Acción bacteriostática

Otros estudios bacteriológicos han demostrado la actividad antimicrobiana de los extractos de Moringa, los cuales floculan bacterias grampositivas y gramnegativas del mismo modo que lo hacen con los coloides del agua.

Su acción bacteriostática consiste en la disrupción de la membrana Pastos y Forrajes, Vol. 36, No. 2, abril-junio, 137-149, 2013 141 celular por inhibición de enzimas esenciales (Suárez, Entenza y Doerries, 2003).

Árboles de Moringa orgánica en Piraretã, Paraguay.

El principal ingrediente responsable de dicha actividad es el 4-(4’-O-acetil- α-L-ramnopiranosiloxi)-isotiocionato de bencilo, que tiene acción bactericida sobre varias especies patógenas, incluyendo aislados de Staphylococcus, Streptococcus y Legionella resistentes a antibióticos.

Se ha probado la actividad antifúngica de aceites esenciales de Moringa contra dermatofitos.”

La potencia de los isotiocianatos como antibióticos ha quedado también demostrada en un estudio con Helicobacter pylori, que es el causante de úlceras gástricas y duodenales (Fahey, 2005).

Efecto frente a especies grampositivas

Así mismo, Peixoto et al. (2011) informaron en su estudio que los extractos de hojas acuosas y etanólicas de Moringa mostraron potencial prometedor como tratamiento para ciertas infecciones bacterianas. Se observó la actividad antibacteriana del extracto de Moringa frente a especies grampositivas (E. coli, Salmonella, P. aeruginosa, V. parahaemolyticus y A. caviae), efecto que también se indicó en otros estudios (Grosvenor et al., 1995; Kudi et al. al., 1999, Awadh et al., 2001).

Por otra parte, Chuang et al. (2007) demostraron la actividad antifúngica de aceites esenciales de las hojas y de extractos alcohólicos de las semillas y las hojas contra dermatofitos como Trichophyton rubrum y Trichophyton mentagrophytes.

Estudios in vitro han comprobado la actividad de diferentes partes de la Moringa sobre microorganismos patógenos.”

Además, se han logrado identificar 44 componentes de los aceites esenciales de las hojas, que pueden ser utilizados en el desarrollo futuro de fármacos para el tratamiento de enfermedades cutáneas típicas de las áreas tropicales.

Todas las partes del árbol de Moringa han mostrado actividad antimicrobiana en estudios.

Actividad sobre la Salmonella

Una investigación reciente realizada en Kenia ha probado la actividad antimicrobiana de extractos de Moringa oleifera sobre las bacterias Salmonella typhii, Vibrio cholerae y Escherichia coli, causantes de la fiebre tifoidea, el cólera y la gastroenteritis, respectivamente (Walter, Peter y Joseph, 2011).

Su autores consideran que ese resultado puede tener relevancia, ya que se trata de agentes antimicrobianos naturales que constituyen un método barato y sostenible para el control de enfermedades y para mejorar la calidad de vida.

Referencias

  • Cáceres, A. et al. 1991. Pharmacological properties of M. oleifera. 1: Preliminary screening for antimicrobial activity. J. Ethnopharmacology. 33:213.
  • Onsare, JG, Kaur, H, Arora, DS (2013). Antimicrobial activity of Moringa oleifera from different locations against some human pathogens. J Med Plants, 1, 80-91.
  • Singh GP, Sharma SK(2012). Antimicrobial evaluation of leaf extract of Moringa oleifera Lam. Int Res J Pharm, 3, 1-4.
  • Suárez, M.; Entenza, J.M. & Doerries, C. 2003. Expression of a plant-derived peptide harboring water-cleaning and antimicrobial activities. Biotechnol. Bioeng. 81:13.
  • Onsare, JG, Kaur, H, Arora, DS (2013). Antimicrobial activity of Moringa oleifera from different locations against some human pathogens. J Med Plants, 1, 80-91.
  • Fahey, J 2005. Moringa oleifera: A review of the medical evidence for its nutritional, therapeutic, and prophylactic properties. J. Trees for Life. 1:5.
  • Grosvenor PW, Gothard PK, William MC,et al (1995). Medicinal plants from Riau province, Sumatra, Indonesia.
  • Walter, A.; Samuel, W.; Peter, A. & Joseph, O. 2011. Antibacterial activity of Moringa oleifera and Moringa stenopetala methanol and n-hexane seed extracts on bacteria implicated in water borne diseases. African J. Microbiol. Res. 5:153.
2019-07-30T22:51:19+00:00