//Buenaventura Suárez, el gran observador del cielo guaraní

Buenaventura Suárez, el gran observador del cielo guaraní

En la imagen superior, escultura de Buenaventura Suárez localizada en la Misión Jesuítica Guaraní de San Cosme y San Damián, Itapúa. Es obra del escultor Esteban Villalba.

 Buenaventura Suárez fue un padre jesuita criollo, primer astrónomo nacido Sudamérica, concretamente en Santa Fe de la Veracruz en 1679.

Como Leonardo Da Vinci, Buenventura Suárez fue un polímata (la polimatía es una la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia, arte o humanidades), que además de humanista jesuita y astrónomo, fue matemático, geógrafo, iniciado en medicina e inventor.

Tras estudiar en la Universidad de Córdoba, en 1706 llega a la Misión Jesuítica de San Cosme y San Damián, en el actual Paraguay, donde residían 2.500 indígenas y 2 sacerdotes.

Ahí, con la ayuda de los guaraníes, construyó un observatorio en medio de la selva con madera, caña, metales y cristales de roca, todos ellos materiales obtenidos localmente. Las lentes telescópicas fueron elaboradas con cristal de cuarzo extremadamente pulido.

El reloj de sol construido por Buenaventura Suárez aún da la hora con precisión en la Misión Jesuítica Guaraní de San Cosme y San Damián.

El reloj de sol construido por Buenaventura Suárez aún da la hora con precisión en la Misión Jesuítica Guaraní de San Cosme y San Damián.

Buenaventura Suárez equipó su observatorio con un complejo reloj de péndulo y un cuadrante astronómico para sincronizarse con la rotación del Sol.»

Fue elaborando telescopios cada vez mayores y mejores, a los que proveyó de lentes de 13, 14, 16, 18, 20 y 23 pulgadas. Con ellos, durante décadas, examinó el comportamiento del sol y de la luna, de los satélites de Júpiter, de Venus, de los anillos de Saturno… Tomó notas de todo lo observado y las compartió con sus colegas de Rusia, China y Suecia, entre los que suscitó gran interés.

Sus observaciones dieron lugar a mapas celestes, calendarios y su más célebre obra: «Lunario de un siglo». En él, además de las fases de la Luna, fijó la fecha exacta de los eclipses de sol y luna que podrían verse desde su área del planeta entre 1740 y 1840. Lo hizo además con preciso detalle de los movimientos de sol y luna.

El asteroide Suárez, nombrado por la Nasa, debe su nombre a Buenaventura Suárez.»

Así mismo, Suárez perfeccionó el arte de fabricar campanas, creó la primera fábrica de chocolate del Paraná, el primer mapa de situación exacta de las 30 Reducciones Jesuíticas, un reloj solar todavía en uso, un calendario, globos terráqueos y celestes y un herbario de especies de la región.

Otras grandes obras de Buenaventura Suárez fueron Otros títulos: "Tablas Astronómicas", "Anuarios" y "Cursos de los Planetas".

Otras grandes obras de Buenaventura Suárez fueron: «Tablas Astronómicas», «Anuarios» y «Cursos de los Planetas».

Durante las terribles epidemias que en 1733 y 1737 acabaron con la vida de más de 50.000 guaraníes, Suárez llevó a cabo una intensa labor de asistencia médica, con la cual salvó vidas.»

Como parte de su impresionante legado, queda en la Misión de San Cosme y San Damián el Centro de Interpretación Astronómica Buenaventura Suárez.

 

By |2020-01-15T01:28:56+00:00enero 14th, 2020|Categories: Conversaciones|Tags: , , , , , , , |Comentarios desactivados en Buenaventura Suárez, el gran observador del cielo guaraní