Cómo usar las hojas de Moringa

Existe en la ajetreada vida actual una tendencia a buscar la inmediatez en muchos ámbitos, incluidos el de la alimentación. Desde ese prisma es habitual que personas con una dieta incompleta busquen complementarla con suplementos alimenticios, muchas veces desnaturalizados y encapsulados. Sin entrar en valorar esta vía, te proponemos una alternativa tan antigua como la naturaleza misma: tomar alimentos completos y en concreto el alimento funcional Moringa oleifera.

Las hojas de Moringa Yguá complementan la alimentación como Aporte Diario Natural con su 25% de proteína vegetal completa (con 19 aminoácidos, incluyendo todos los esenciales), un nivel antioxidante de 131.120 µmol y vitaminas A, B1, B9, B12 (18,6mcg/100g), C, E, y K, entre otros nutrientes.

Alimentarse con Moringa no es tan fácil y rápido como engullir una cápsula, pero lleva unos pocos minutos que sin duda son tiempo ganado. Veamos cómo incluirla fácilmente en tu dieta diaria.

En infusión

Una de las formas más conocidas de disfrutar de las hierbas es infusionarlas. La presentación de la Moringa en hoja deshidratada permite disfrutar de sus propiedades en su estado natural.

Sin ningún tipo de procesado, la hoja de Moringa, al entrar en contacto con el agua hervida, se hidrata y desprende sus principios activos”.

Tetera en la que se están infusionando hojas de Moringa.

Tetera en la que se están infusionando hojas de Moringa.

Para infusionar la Moringa, en un hervidor calentamos el agua y en una tetera o cafetera colocamos la hoja. Dependiendo del recipiente, procedemos a decantar o colar para separar la hoja y dejar el agua “moringada” para ser bebida en caliente, del tiempo o en frío.

   Entre 6 y 9 gramos de Moringa Yguá    En un 1 Litro de agua    Equivale a 3 cucharadas soperas llenas (3g/1)
Color Temperatura Tiempo de reposo tapado
Ambar, más intenso 100º Entre 5 a 7 minutos
Dorado, menos intenso 80º Entre 10 a 12 minutos

En ambos casos si la Moringa se deja más tiempo (incluso 4 horas) en la tetera o cafetera su sabor no se altera por uno más fuerte o amargo, permanece suave y vegetal. Su olor nos trae recuerdos de plantas herbáceas (perejil, regaliz de palo) y a hierbas (heno, yerba mate, laurel).

Macerada

Las hojas secas de Moringa Yguá pueden macerarse en agua fría. El tiempo de maceración varía en función e la cantidad de hoja y agua, pero usando entre 6 y 9 gramos de hoja en agua templada con 45 minutos ya habrán pasado al gua la mayoría de nutrientes. Se puede dejar la hoja en el agua durante horas sin problema alguno.

El uso de la hoja en maceración permiten preservar todos los micronutrientes, algunos de los cuales son sensibles a temperaturas altas.

En caso de macerarse o las hojas resulta un sabor natural, suave, sedoso, herbal y agradable”.

Ygua-Moringa02

Las botellas con filtro interno son una excelente opción para macerar en frío las hojas de Moringa.

En comidas

Otra forma de disfrutar de las excelentes propiedades de la Moringa Yguá es salteando sus hojas con ensalada, verdura, pasta, guisos e incluso helados y macedonia de frutas, entre otros platos.

La Moringa tiene un sabor suave que no interfiere con los otros alimentos”.

Las hojas de Moringa enriquecen con facilidad cualquier sopa, guiso, ensalada, carne, pescado y cualquier plato. Tu imaginación es el límite.

Las hojas de Moringa enriquecen con facilidad cualquier sopa, guiso, ensalada, carne, pescado y cualquier plato. Tu imaginación es el límite.

Pulsa aquí para conocer propuestas sobre cómo incluir la Moringa en tus platos. 

2017-05-23T03:46:13+00:00