La proteína completa te ayuda a lograr masa magra

No todas las proteínas son iguales. Además de diferenciarse por su tipo de fuente, su composición de aminoácidos fija si una proteína es completa o incompleta. Las completas son aquellas que incluyen los 9 aminoácidos esenciales en cantidad suficiente y en la proporción adecuada.

Esto implica que son proteínas de alta calidad, de elevado valor biológico, entendido como la capacidad que tiene una proteína para formar otras nuevas en aquel que las ingiere.

Para combatir la obesidad es recomendable ingerir alimentos que posean una elevada cantidad de proteína completa”.

Existen diferentes mecanismos involucrados en la sensación de saciedad inducida por una proteína. (Veldhorst, 2009). Cuando una persona ingiere proteínas incompletas, un sensor químico especializado en detectar una deficiencia de un determinado aminoácido esencial localizado en la corteza del cerebro (Leung, Rogers, 1971) envía señales de supresión de hambre con la finalidad de evitar que continúe ingiriendo esas proteínas de mala calidad. (Gietzen, Hao, Anthony, 1971).

Una alimentación en la que se incluya una buena cantidad de proteína completa ayuda a mantener un correcto ritmo metabólico.

Una alimentación en la que se incluya una buena cantidad de proteína completa ayuda a mantener un correcto ritmo metabólico.

Este aumento momentáneo de la sensación de saciedad perjudica nuestra buena nutrición y hace que tendamos a comer más en próximas comidas, a la vez que reduciría nuestro consumo de energía (Veldhorst et al, 2009), favoreciendo la acumulación de grasa.

La proteína completa ayuda a preservar, e incluso incrementar la masa muscular y a prevenir la atrofia de los órganos y tejidos”.

Por el contrario, las dietas ricas en proteínas completas contribuyen a que gastemos más energía en reposo, con la resultante de que, esa energía que hemos ingerido en exceso, se queme y no la almacenaremos en forma de grasa.

Las proteínas completas son aquellas que incluyen los 9 aminoácidos esenciales en cantidad suficiente y en la proporción adecuada”.

Por ello, si queremos bajar de peso o sustituir nuestro exceso de grasa corporal por tejido magro, una alimentación alta en proteínas completas nos ayudará a incrementar el gasto energético en reposo sostenida (Veldhorst, 2009, p.160) facilitándonos cambiar la composición del cuerpo de una manera que ahorra la masa libre de grasa a costa de la masa de grasa (Lejeune, Kovacs, Westerterp-Plantenga, 2005; Westerterp-Plantenga et al., 2004; Westerterp-Plantenga et al., 2006).

Esto a su vez es beneficioso porque la masa libre de grasa es un importante factor determinante de un sostenido gasto energético en reposo (Ravussin E, Bogardus, 1989; Westerterp, 1994) que a su vez evita que engordemos. Esto explicaría en parte que las personas, a mayor sobrepeso más fácil es de que engorden.

Hojas de Moringa, superalimento vegetal rico en proteína completa.

Hojas de Moringa, superalimento vegetal rico en proteína completa.

Lo ideal para combatir la obesidad y/o mantener una nutrición saludable, es ingerir alimentos que posean una elevada proporción de proteína completa a proteína total, y que para esto también deberíamos de guiarnos por nuestro deseo (apetito) por ciertas comidas.

Las dietas ricas en proteínas completas contribuyen a que gastemos más energía en reposo.”

Se ha demostrado que los aminoácidos esenciales son los principales responsables de la estimulación de aminoácidos de anabolismo proteico muscular en los ancianos sanos. (Volpi et al., 2003) ayudando a preservar, e incluso incrementar la masa muscular y a prevenir la atrofia de los órganos y tejidos.

Referencias

  • Gietzen DW, Hao S, Anthony TG. (2007) Mechanisms of food intake repression in indispensable amino acid deficiency. Annu Rev Nutr;27:63-78.
  • Lejeune MP, Kovacs EM, Westerterp-Plantenga MS. (2005) Additional protein intake limits weight regain after weight loss in humans. Br J Nutr;93:281-9.
  • Leung PM, Rogers QR. (1971) Importance of prepyriform cortex in food-intake response of rats to amino acids. Am J Physiol;221:929-35.
  • Ravussin E, Bogardus C. (1989) Relationship of genetics, age, and physical fitness to daily energy expenditure and fuel utilization. Am J Clin Nutr;49:968-75.
  • Veldhorst MA, Nieuwenhuizen AG, Hochstenbach-Waelen A, et al. (2009) A breakfast with alpha-lactalbumin, gelatin, or gelatin + TRP lowers energy intake at lunch compared with a breakfast with casein, soy, whey, or whey-GMP. Clin Nutr;28:147-55.
  • Veldhorst, M (2009). Dietary proteins and energy balance. Doctoral Thesis. Maastricht 2009. http://digitalarchive.maastrichtuniversity.nl/fedora/get/guid:ff9415a9-bce3-4b50-9ca0-369239d06e73/ASSET1
  • Volpi E, Kobayashi H, Sheffield-Moore M, Mittendorfer B, Wolfe RR. (2003). Essential amino acids are primarily responsible for the amino acid stimulation of muscle protein anabolism in healthy elderly adults. Am J Clin Nutr. Aug;78(2):250-8. http://www.ajcn.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=12885705
  • Westerterp KR. Energy expenditure. (1994) In: Westerterp-Plantenga MS, Fredrix EWHM, Steffens AB, eds. Food intake and energy expenditure: CRC Press,:235-257.
  • Westerterp-Plantenga MS, Lejeune MP, Nijs I, van Ooijen M, Kovacs EM. (2004) High protein intake sustains weight maintenance after body weight loss in humans. Int J Obes Relat Metab Disord;28:57-64.
  • Westerterp-Plantenga MS, Luscombe-Marsh N, Lejeune MP, et al. (2006) Dietary protein, metabolism, and bodyweight regulation: dose-response effects. Int J Obes (Lond);30 Suppl 3:S16-23.
2017-05-23T03:46:00+00:00